martes, 30 de mayo de 2017

Campeones de Caracas: John Muñoz, superdotado del atletismo por JULIO BARAZARTE/CIUDAD CCS


Perteneció al grupo que le brindó gloria al país en los años 50 y 60; 

Su récord en salto largo de 7,68 metros duró 23 años


El exatleta John Muñoz se inició en la práctica del atletismo desde niño cuando estudiaba la primaria en la Escuela Nacional Francisco Pimentel y en defensa de los colores de ese instituto conquistó los primeros lugares en salto largo y en los 80 metros con vallas, en los Juegos Interescolares, realizados en Caracas en 1952.
Las competencias de atletismo, correspondientes a esos juegos, se realizaron en el desaparecido estadio José Pérez Colmenares, situado en Catia, pero antes había demostrado sus condiciones físicas innatas en los juegos infantiles que se efectuaban en el barrio El Cementerio, donde competía en saltos y carreras, en rivalidad con niños y jóvenes invitados de otras zonas de Caracas.
El deporte escolar lo condujo al Estadio Nacional donde, en los años 50, hubo un movimiento de aprendizaje y técnicas de atletismo infantil y juvenil que fueron muy bien asimiladas por Muñoz en las especialidades de saltos y carreras con obstáculos. 
Se entregó con pasión al deporte, cuya práctica lo llevó a escalar altas posiciones tanto en los certámenes celebrados en el país, como en el ámbito internacional.

ENTRE LOS GRANDES

En la época de su inicio como competidor obtuvo varios lauros en los torneos nacionales de atletismo, victorias que lo llevaron a colocarse en el grupo de luminarias que se paseaban por las pistas que existían en el territorio nacional.
La primera competencia fuera del país en la cual participó fue en el año 1959, en La Habana, Cuba, donde obtuvo la medalla de plata en la carrera de los 110 metros con vallas y allí comenzó su extraordinario recorrido en el atletismo en el plano internacional.
Ese mismo año participó en los VIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en Caracas, donde tuvo una discreta actuación al enfrentarse a verdaderas lumbreras, que paseaban sus respectivas calidades por las pistas de todo el mundo.En 1960, aún señalado como novato con 21 años de edad, quedó finalista en los 110 metros con vallas de los Primeros Juegos Iberoamericanos, realizados en Santiago de Chile.
Su primera medalla de oro internacional la conquistó en salto largo, con 6 metros con 90 centímetros, en los Juegos Suramericanos efectuados en Lima, Perú, en el año 1961.En los IV Juegos Bolivarianos, llevados cabo en 1961, en Barranquilla, Colombia, se llenó de gloria al ganar medallas de oro en las pruebas de los 110 metros con vallas y en salto largoEn los IX Juegos Centroamericanos y del Caribe, escenificados en Kingston, Jamaica en 1962, repitió el oro en salto largo con un nuevo registro nacional y para ese certamen, con 7 metros y 68 centímetros. El récord estuvo vigente durante 23 años en Venezuela.
Luego continuó con destacadas actuaciones en los II Juegos Iberoamericanos, realizados en 1962, en Madrid, España, donde ganó la presea de bronce en salto largo.Ese mismo año se adjudicó la medalla de bronce en salto largo, cuando intervino con el seleccionado de los mejores atletas de Suramérica contra los de Europa, en torneo efectuado en Alemania.Siguió sus participaciones victoriosas con bronce en salto largo en los VI Juegos Panamericanos de Sao Paulo, Brasil, en 1963.
En los Juegos Suramericanos, efectuados en 1965 en Cali, Colombia, se apoderó del oro en los 110 metros con vallas, año en que se desempeñó también como jugador de voleibol de primera categoría con el equipo de la Escuela Industrial de Venezuela y, como si fuera poco, también fue jugador de baloncesto de la máxima división con el conjunto Unión.


DIRIGENTE, OTRA FASE DE SU CARRERA
Luego de egresar de la Escuela Nacional de Educación Física y Recreación cumplió distintos roles entre los cuales destacan el de director de Deportes de la Universidad Simón Bolívar, del antiguo Distrito Federal y miembro del directorio del IND.
________________________________________________________
Entre inmortales
Sus máximas hazañas en el atletismo las realizó cuando pertenecía al grupo de deportistas que, con mucha razón, fueron llamados los superdotados y Muñoz posee un sinfín de reconocimientos presidenciales. En esos pergaminos se aprecian las firmas de los expresidentes Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez, Jaime Lusinchi y Hugo Chávez.
Entre otros homenajes se encuentra el premio Buen Deportista YMCA, Atleta del Año otorgado por el Círculo de Periodistas Deportivos y posee las órdenes Brígido Iriarte, Miguel Sanabria, Mérito Deportivo, Francisco de Miranda y Lino de Clemente, entre otras. Todas en primera clase.
Igualmente se encuentra en los salones de la fama del Deporte Venezolano y del Atletismo.
JULIO BARAZARTE/CIUDAD CCS
FOTO JESÚS VARGAS 





martes, 18 de abril de 2017

El Universal 12 de octubre 2016

Hoy se cumplen 54 años del triunfo en el Iberoamericano de Atletismo

El 12 de octubre de 1962, la selección nacional se coronó campeona en la edición celebrada en Madrid, España. John Muñoz, protagonista en el evento, recuerda el especial momento. 
En el otoño madrileño de 1962, hace exactamente 54 años arribaron a el aeropuerto de Barajas en Madrid, 21 atletas -20 hombres y una mujer-, tres dirigentes, un masajista y dos periodistas.  Venezuela asistió al Campeonato Iberoamericano de Atletismo invitada por el Comité Olímpico Español y la Federación Española de Atletismo.
En el estadio de Vallehermoso enclavado en una aristocrática urbanización madrileña el 7 de octubre del año 1962, ante unas tribunas repletas de aficionados, el presidente del Comité Olímpico de España, dijo en el acto de inauguración: “atletas iberoamericanos, sed bienvenidos, seguid por el camino del deporte que es la vía de amistad y mutua comprensión entre los hombres y los pueblos. Madrid es, además, el viejo solar de vuestros mayores y más que huéspedes de honor sois como hijos a quienes se acogen con los brazos abiertos y el corazón esperanzado. Luchad con nobleza y decisión, que el triunfo corone el esfuerzo de los mejores y que os llevéis el más grato recuerdo de vuestra estancia en España”. Así abrió el evento José Antonio Elola–Olaso
Seis días después exactamente el 12 de octubre, día de la hispanidad, a la seis de la tarde y ante una nutrida concurrencia el locutor oficial de los Juegos, en el preciso momento en que un halo de luz se posara ante la bandera de siete estrellas de Venezuela, expresó: “se va a proclamar al país vencedor de los segundos Juegos Iberoamericanos de Atletismo, Venezuela campeón de Iberoamérica”.
Esas palabras jamás serán olvidadas por los venezolanos que fuimos testigos de tan extraordinaria hazaña deportiva, tanto para los que estábamos dentro del campo, así como el numeroso grupo de venezolanos que vivían en diferentes regiones de España y que se dieron cita en Madrid para apoyar al humilde equipo atlético de Venezuela. Minutos después se celebró la ceremonia de premiación donde el generalísimo Francisco Franco, presidente de España hizo entrega al señor Eduardo Alfonzo García, presidente de la Federación Venezolana de Atletismo del trofeo que testificó a Venezuela como el país vencedor del evento atlético que reunió a 18 naciones iberoamericanas.
Hoy 54 años después quiero rendirle honor a los compañeros que hoy no están presentes porque están esperando en el cielo a los que sobrevivimos. Las gracias a los familiares, al gremio de periodistas deportivos que nos bautizaron “los superdotados del atletismo venezolano” y a nuestros amigos que nunca nos han olvidado.
Deseo que los jóvenes que practiquen el deporte de pista y campo y sean iluminados por la pasión de esta disciplina puedan darle a este país tan necesitado de alegrías y de satisfacciones, hazañas como la narrada en estas líneas y sentir, vivir, lo que significa oír y hacer escuchar las gloriosas notas del himno patrio en Europa o en cualquier lugar el mundo.
Honor a: Eduardo Alfonzo García (+), delegado; Ladislao Lazar (+) entrenador; Elio Bohorques (+) subdelegado; Eloy Serrano (+) masajista; Rafael Ruggieri (+) periodista; Omar Lares (+) periodista; Gisela Vidal, Danilo Cereali (+), Brígido Iriarte (+), Teofilo Davis Bell (+), Andrew Faure (+), Horacio Esteves Orihuela (+), Arquimedes Herrera (+) José López (+), Jesús Rodríguez (+) Héctor Thomas (+), Ramón Bastardo, Lancelot Bob Nelson, Roberto Carabaca, Hortensio Fusil, Loyd Murat, Leslie Mentor, Aristides Pineda, Rafael Romero, Alves Thomas y Víctor Maldonado.

sábado, 15 de abril de 2017

Jubilado pero en Reserva. Enero 1988. El Nacional

Estoy jubilado pero en la "reserva" para seguir en la pista para seguir luchando por el rescate de la democracia en Venezuela. Si algo aprendí del deporte en los grandes eventos atléticos es que nunca me rendía y casi todas las medallas de oro que le di a mi país fueron en mi último intento del salto "la lucha es de resistencia y de bolas", los que se rinden en su mayoría son unos cobardes, esperan los resultados sentados...JUBILADO PERO EN LA RESERVA, no te rindas venezolano, no te rindas coñooooooo....!


miércoles, 22 de febrero de 2017

Rafael Romero: “Me siento orgulloso de nuestros atletas” - Por: Juan Pablo Azuaje





Estar en unos Juegos Olímpicos es ya un triunfo. Así lo ve Rafael Romero Sandrea, quien representó al país en las ediciones de Melbourne 1956 y Roma 1960 en el atletismo. Para este zuliano, quien fue bautizado como el “El hombre de la salida perfecta”, recuerda cómo fue su participación en la cita universal y las vivencias que tuvo.
“Estar es unos Juegos Olímpicos es maravilloso, porque llevas en tus hombros la responsabilidad y el honor de todo un país que se alegra por lo que tu haga”, dijo Romero, quien tuvo además el honor de ser el abanderado nacional en la justa de Roma 1960, para la que recibió el tricolor de manos del dictador Marcos Pérez Jiménez.
Momento histórico
“A Pérez Jiménez todo el mundo le tenía miedo y yo cuando me paré al lado estaba temblando, Él me dijo ‘negrito ya tu sabes lo que tienes que hacer’ y yo lo miré con mucho susto y tomé la bandera”, relató Romero. Siguió: “Pero fue impresionante cuando salí al estadio y ver más de 60 mil almas viéndonos desfilar se me hizo un nudo en la garganta. Aquí en Venezuela no tenemos estadios así y uno se siente chiquitico, pero con muchos deseos de dar lo mejor para ganar y que el país se sienta orgulloso”.
Romero llegaba a Roma como uno de los rivales a vencer luego de colgarse la medalla de oro en el Panamericano de Brasil, así como venía de subir al podio en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, al igual que en el Iberoamericano.
Formó parte del relevo 4×100 venezolano, ese mismo que hasta la actualidad es considerado el mejor de la historia del país. Se encontraba conformado por Arquímedes Herrera, Horacio Estévez y Lloyd Murad; en tanto que Hortensio Fusil era el suplente de la posta.
Honor
“Para mí fue maravilloso pertenecer a ese equipo. Queríamos ser los más veloces y para eso trabajamos. Llegamos a la final y era impresionante. De eso tengo ahora gratos recuerdos”, rememoró Romero.
Esta gloria deportiva recuerda también como era la manera en la que debían vivir para poder cumplir con sus entrenamientos.
“Nosotros no teníamos comida ni nada de esas cosas, solo ganas de triunfar. Yo recuerdo que viviendo en Caracas no tenía para comer y bajaba siempre del cerro y llegaba a una arepera en El Paraíso que se la mantenía full de gente. Pedía una arepa y un 3 en 1, me la daban comía y me iba sin pagar. De verdad me daba pena, pero tenía que hacerlo. Un portugués era el dueño y era muy serio”, señaló.
Continuó: “Cuando regresé con las medallas que gané, si mal no recuerdo del Iberoamericano fui de nuevo a la arepera, como todos los días, porque tenía la medalla, pero no plata para pagar. Recuerdo que cuando entré el portugués pidió un aplauso para mí y dijo ‘a este muchacho siempre lo he alimentado yo’, me dio mucha risa, porque comprendí que él se daba cuenta que yo me iba sin pagar y no decía nada. Por el contrario me estaba ayudando”.
Ahora Romero mira al pasado y sonríe, pero observa el presente y recomienda a los atletas venezolanos que sigan trabajando.
“Ahorita la situación es dura, pero hay más facilidades que las que nosotros podíamos tener. A los atletas les digo que me siento muy orgulloso de ellos y que le pongan mucho ánimo y empeño para que lleven los colores de Venezuela siempre en alto”, destacó.
Rafael Romero escribió su nombre en las páginas del deporte nacional y ahora espera celebrar junto a quienes tienen el honor de vestir el tricolor en las competencias internacionales.
Por: Juan Pablo Azuaje

domingo, 5 de febrero de 2017

Salón de la Fama del atletismo venezolano recibe a 9 miembros - octubre 2009

Diario Metropolis -  Jungla Urbana


El pasado 9 de Octubre en el estadio Brígido Iriarte del paraiso, en el marco del Campeonato Nacional de atletismo, en su edición número 59, Copa Héctor Thomas. El presidente de la Federación Venezolana de Atletismo (FVA), Nelson Rodríguez Freites, acompañado de la directiva, exaltaron 9 personalidades al Salón de la Fama del atletismovenezolano. 
Dentro del grupo destaca la figura del ex semifondista William Wuyke, quien posee el tope nacional de los 800 metros planos, quizá el registro de mayor calidad en la historia atlética nacional. La marca del caraqueño (1 minuto, 43 segundos y 54 centésimas) fue lograda en la localidad italiana de Rieti el 7 de septiembre de 1986. Wuyke también posee el record nacional de las dos vueltas a la pista con 1:47.10, logrado el 20 de agosto de 1977, es la marca más antigua entre los juveniles. 
Junto a Wuyke, se encuentran, Filemón Camacho, quien asistió a los Olímpicos de Helsinki, Filandia en 1952. 
José Gregorio López, campeón Suramericano, Bolivariano, Centroamericano y del Caribe y quien posee el record nacional de los 1.500 metros planos desde 1.987. 
José Tovar, ex velocista quien ganó la primera medalla internacional para Venezuela en el año 1948. 
El grupo lo conforman además los entrenadores Juan Facendo, entrenador de los años 70-80 de la Selección Nacional de Atletismo, fundador del Club “Briceño Méndez” de El Tigre. Entrenador de Víctor Patinez, Félix Mata, José Camacaro, 
José Gregorio Salazar, Oswaldo Torres y numerosos Campeones Nacionales e Internacionales. 
Miroslav Dobrín, entrenador de los años 60, de grandes figuras como Jhon Muñóz, Gisela Vidal, Pelayo Quintana, Jimmy Maldonado, Julio Alexander y Elavit Asmad. 
Junto a estos grandes deportistas, los perodistas tambien tienen su nicho en El Paraíso, Hermán “Chiquitin” Ettedgui, pionero del Atletismo Venezolano de los años 30, medalla de Plata Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos 1938 y Miembro Fundador del Círculo de Periodistas Deportivos. 
Rafael Ruggieri, periodista acompañante de la Delegación Oficial, ganadora del II Campeonato Iberoamericano de Atletismo de Madrid año 1962. 
Omar Lares, periodista acompañante de la Delegación Oficial, ganadora del II Campeonato Iberoamericano de Atletismo de Madrid año 1962. 

William Valor de Guárico impuso nueva marca en el Campeonato Nacional de atletismo Copa Héctor Thomas 
El pasado sábado 10 de Octubre en la culminación del Campeonato Nacional de atletismo Copa Héctor Thomas, William Valor de Guárico impuso una nueva marca para el país en la agotadora prueba del decatlon. Valor terminó con una puntuación de 7 mil 425 unidades, dejando atrás la marca que estaba en poder de Diógenes Estévez, hijo del inmortal Horacio Estévez. Valor realizó la hazaña con los siguientes resultados: 11.16 segundos en los 100 metros planos, 7.13 metros en el salto largo, 13.08 metros en el lanzamiento de bala, 2.00 metros en el alto, 50.66 segundos en 400 planos, 15.07 segundos en los 110 con vallas, 39.63 metros en disco, 4.30 metros en pértiga y 5.00.12 en los 1500 planos. Jhonatan Davis de Falcón fue segundo con 7.133 y el bronce recayó en los esfuerzos de Edgar Pérez de Carabobo con 5.917. 
Con esta actuación tanto Valor y Davis confirmaron la marca mínima para poder representar a Venezuela en los XVI Juegos Deportivos Bolivarianos, certamen a celebrarse del 14 al 26 de noviembre en Sucre, Bolivia. 
En otros resultados, el velocista carabobeño Víctor Solarte ganó los 400 metros con vallas al dejar una excelente marca de 50 segundos y 53 centésimas. Solarte agenció así su mejor marca personal, cumpliendo también el índice para los Bolivarianos. En los 200 metros planos, Arturo Ramírez de Guarico se impuso con un crono de 21 segundos y 32 centésimas, mejor marca para el juvenil criollo. 
En los 800 metros planos, el guariqueño Herrera ganó las dos vueltas al óvalo, dejando marca de 1 minuto, 50 segundos y 33 centésimas, Villanueva (aún recuperándose de una lesión en uno de los tobillos) marcó 1.51.51 y el barinense Daiber Lengua fue bronce con 1.54.00. Herrera también había ganado los 1.500 planos. 
Montilla ganadora de los 5 mil planos, se llevó también los 10 mil planos, cronometrando 34 minutos, 58 segundos y 23 centésimas. Zuleima Amaya de Sucre fue segunda con 35.48.64 y el bronce correspondió a Isabel Osorio de Aragua con 36.55.57. 
Por su parte la velocista, Alvarez se impuso en los 200 planos, marcando 24.22 segundos. 
Rosa Rodríguez actuando de invitada se llevó el primer lugar con un envío de 61 metros y 27 metros, aunque el oro fue para Adriana Benaventa de Carabobo con 54.85. En el disco masculino, Jesús Parejo fue oro con 55.30 metros. 
En el heptathlon, la mirandina Thyamara Rivas se adjudicó la medalla de oro con 4.922 puntos, seguida por la joven Guillercy González con 4.728, igualmente de Miranda. Keisa Monterola de regreso al país, (cursa estudios en un college de Estado Unidos) ganó el salto con pértiga con 3.80 metros. Otra ganadora fue la mirandina Verónica Davis en el salto triple con 13 metros y 56 centímetros, Munich Tovar también de Miranda la escoltó con 13.13.